miércoles, 15 de mayo de 2013

Shellac: manicura perfecta y duradera

 
Una manicura que dure y dure sin agrietarse o estropearse es el sueño de muchas (bueno, ese y un one to one con Darek). Con los esmaltes clásicos tu manicura solía durar perfecta entre 3 y 5 días (y no más, digan lo que digan). Después ya es cuestión de tiempo y suerte que al coger las llaves del bolso, fregar los cacharros o abrir la puerta de tu Ferrari Gallardo (qué pasa no se puede soñar??) te salte la pintura y adiós uñitas de ensueño.
La otra opción que quedaba para tener una uñas siempre perfectas son las uñas de gel y porcelana... pero esto termina deteriorando la salud de las uñas. Además, si tus uñas son bonitas el acabado del gel/acrílicos etc siempre suele ser más antinatural.
Para cubrir esta necesidad de muchas de no andar repintándonos las zarpitas cada cuatro días, surgieron soluciones de esmaltado permanente diversas. A día de hoy puedo decir que las he probado todas y me quedo con mi último descubrimiento: Shellac. Y ¿por qué? os estaréis preguntando... pues bien, ahí va la respuesta.

1. Shellac es una nueva Categoría de Producto:se aplica como un esmalte pero dura como un gel.
2. Se quita en minutos y sin limar.
3. 14 días de brillo impecable.
4. Protege la uña natural sin dañarla.
5. Se seca en lámpara UV sin tiempo de secado.
6. Sin toluenos, sin formaldehídos, sin resinas de formaldehído.
 
¿Y cómo me he enterado yo de esta maravilla? Pues de pura casualidad. Hace unas semanas salí de tiendas a por unos potingues y decidí autoinvitarme a una manicura completa; la verdad es que en casa me da a veces pereza quitarme las cutículas, limar etc. Entré en el primer salón que me pareció bien (Llongueras) y allí me ofrecieron hacerme la manicura con Shellac. Al principio dudé un poco porque ya conocía la manicura con esmaltado permanente de Calgel (normalmente me lo solía hacer en Nails&Co) y venía a pagar unos 60€ por este tipo de manicura. Además después tenía que ir a que me lo retiraran o rellenaran y dejaba la uña con un aspecto no muy bueno y un poco debilitadas (ojo, aún así Calgel siempre lo he recomendado como una muy buena opción de esmaltado duradero hasta conocer Shellac). Al final, lo que son las cosas, como no soy capaz de decir que no pues acepté probar  a hacerme la manicura con Shellac y no puedo estar más contenta! Para empezar, aunque costaba el doble de la manicura normal lo cierto es que son 30€ (no es super barato pero sí asequible). Y para continuar, nada más salir del salón ya llevas un esmaltado perfectamente seco (metí las manos en el bolso para buscar la cartera y las llaves del coche y salí triunfante) que te dura perfecto unos 15 días; luego continúa siendo aceptable si bien ya se nota el crecimiento de las uñas y alguna imperfección.
 
Aunque la gama de colores no es amplísima, tienen unos veinte colores entre neutros y de temporada que son bastante bonitos. Esta vez he optado por el color "Tropix", que es un tono coral muy alegre y que me encanta para esta primavera.
 
 
 
 El proceso es menos largo que el de colocar gel. Tan solo hay que aplicar una base, dos capas de esmalte y una de sellado metiendo las manos a intervalos en una lámpara de secado. En total unos 20 minutos para salir de allí con uñas perfectas que me están durando más de 15 días ya. Estoy contentísima con mi manicura Shellac así que os animo a probarla si podéis. En mi próxima visita al salón ya me he fijado en este tono rosa tan favorecedor llamado "Gotcha".
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...